130.12

Borussia Dortmund, el club que juega un crucial partido contra el fascismo

Rodrigo Marciel

Los neonazis vuelven a ser una amenaza real en el fútbol alemán. El Borussia Dortmund es uno de los clubes que ha percibido en su campo una nueva oleada que ha devuelto a las gradas a famosos líderes ultras recién salidos de la cárcel. Su CEO ha llegado a recibir amenazas de muerte.

The yellow wall. Foto: Reprodução/Líbero/@przemek_niciejewski.

Es sin lugar a dudas uno de los mejores ambientes que se puede vivir en la Bundesliga. El Borussia Dortmund reúne en su estadio, el ahora llamado como Signal Iduna Park (antes Westfalen) a una afición fiel, colorida y que ha cambiado mucho, y para bien, en las últimas décadas. Los años 80 y los 90 no fueron fáciles en Alemania en todos los sentidos y hay que irse hasta esos días para explicar el presente. Antes de la caída del muro, el país era un nido de hooligans, mayoritariamente pro nazis, que imitaban el violento legado de sus homólogos ingleses. Los ultras del Dortmund, en su gran mayoría, tenían esa etiqueta. Con la nueva Alemania, también vino un cambio radical en el modelo de Bundesliga.

Un modelo que buscaba apartar a los nazis de los campos, invitar a la gente joven y con pocos recursos a los estadios y, en definitiva, un lavado de imagen necesario. Los estadios a finales de los 90 recogían muchos asientos vacíos, y con la elección del Mundial de 2006 como sede en Alemania, la inversión en este nuevo modelo tendría el espaldarazo definitivo. Al margen del ya conocido modelo deportivo, que tuvo su culmen con el Mundial ganado en 2014, los clubes de la élite habían cambiado y mucho. Raro es ya ver un campo vacío en Alemania y, sobre todo bajo un ambiente espectacular. Todo esto nos conduce a Dortmund hoy. Quien haya visitado o al menos visto un partido en casa del Borussia Dortmund sabe que es de lo mejor del mundo futbolístico.

Esta fiesta en las gradas ha tenido en los últimos meses algunos contratiempos que pocos esperaban. La famosa grada Südtribüne, que reúne más de 24.000 espectadores, era el lugar habitual de los hinchas radicales del club en los duros 80 y 90. Desde hace unos años, se ha percibido un intento de vuelta de los grupos neonazis que buscan volver a entrar en la zona que dominaban antes. Este miedo tiene como fecha clave el pasado 10 de noviembre de 2018. Durante el partido frente al Bayern, el periódico local Ruhr Nachrichten informa de la presencia de dos famosos militantes neonazis: Sven Kahlin (condenado a siete años de prisión por asesinato en 2005) y Timo K. (sancionado durante cinco años tras exhibir en un campo de fútbol una pancarta en apoyo al partido de ultraderecha Nationaler Widerstand Dortmund. Nacional Resistencia de Dortmund).

Durante el partido frente al Bayern en 2018, el periódico local Ruhr Nachrichten informa de la presencia de dos famosos militantes neonazis: Sven Kahlin (condenado a siete años de prisión por asesinato en 2005) Y Timo K. (sancionado durante cinco años tras exhibir en un campo de fútbol una pancarta en apoyo al Partido de Ultraderecha Nationaler Widerstand Dortmund. Nacional Resistencia de Dortmund).

Esta vuelta de ultras, neonazis y demás sectores radicales ha alertado al fútbol alemán y, en concreto al Borussia Dortmund. El club, que se esfuerza casi diariamente con campañas antifascistas (incluidas visitas a los campos de concentración), ha recibido de primera mano amenazas de muerte. Daniel Lörcher, antiguo ultra del equipo, es ahora miembro del staff del Borussia y se encarga de ejercer de enlace entre el club y el sector más importante del estadio. Él y el CEO del equipo, Hans-Joachim Watzke, han recibido amenazas de muerte en los últimos tiempos por su responsabilidad para apartar a los nazis del estadio. A Watzke, un conocido grupo ultra de la ciudad dejó una pintada en Dortmund en la que se leía:   “Aki Watzke, it’s all over. Soon you’ll be lying in a car boot.” (Está todo terminado. Pronto te veremos tumbado en un desgüace).

A Watzke (CEO del Dortmund), un conocido grupo ultra de la ciudad dejó una pintada en Dortmund en la que se leía: “Aki Watzke, it’s all over. Soon you’ll be lying in a car boot.” (Está todo terminado. Pronto te veremos tumbado en un desgüace).

La lucha parece realmente complicada. Con cada menos espacio de tiempo, aparecen noticias que alertan de la lucha entre ultras y nazis dentro del famoso sector de la grada del Signal Iduna Park o merodeando fuera del estadio. Los neonazis luchan para que ya no aparezcan pancartas antifascistas y antihomófobas al mismo tiempo que el club busca frenar esta oleada bajo el apoyo del resto de los aficionados.

CAMPAÑA de 2017 del Borussia Dortmund contra el fascismo.